360ideas

ÚLTIMOS POST DEL BLOG

Convierte a los extraños en amigos, a los amigos en clientes y a los clientes en vendedores”.

Seth Godin.

 

En el último post hablábamos del branded content, y de cómo los consumidores ya no son receptores pasivos de los contenidos, ni están dispuestos a permitir las interrupciones publicitarias de los medios tradicionales.

En esta ocasión, hablaremos de algo que guarda estrecha relación con el branded content, y que supone trabajar en la misma dirección, que es la de atraer al cliente con contenido relevante. Se trata del Inbound Marketing, o Marketing de atracción.

Nada mejor para explicar qué es el inbound marketing que remitirnos al instrumento con el que se le suele representar cuando se intenta dar una aproximación teórica sobre esta filosofía de marketing: el embudo de ventas (marketing sales funnel). Simboliza el hecho de que lo que se busca es atraer potenciales consumidores en las primeras fases del embudo (más público), hasta acabar consiguiendo que estos potenciales clientes se conviertan en clientes únicos y compradores de la marca, esto es, clientes fidelizados (menos público pero más fiel).

La metodología del Inbound Marketing suele comprender varias fases, que resumidas serían las siguientes:

  1. 1.- Planificación: Mediante contenido relevante y branded content, nos ganaremos el derecho a vender. Con éste, se hará posible el inicio de la conversación con nuestros potenciales clientes, y es la única forma de desarrollar una fuerte presencia en motores de búsqueda.

  2. 2.- Alcance: Debemos publicitar y promocionar nuestro contenido, incentivando que otros lo compartan. Que la gente empiece a interesarse en lo que estamos hablando. Las redes sociales, blogs, el SEO...nos ayudarán mucho en esta fase.

  3. 3.- Acción: Una vez reconducidos los potenciales clientes a nuestra web, por ejemplo, debemos intentar conseguir oportunidades de venta (leads) o conversiones de estos leads, como puede ser la inscripción a nuestra lista de mail o a nuestro boletín.

  4. 4.- Conversión: Llegados a esta fase, ya tenemos conversiones que se han traducido en compras, y ahora deberíamos centrarnos en seguir siendo relevantes, para que el cliente vuelva a interactuar con la empresa y pase a la siguiente fase.

  5. 5.- Fidelización: Una vez que hemos fidelizado al cliente, éste será clave para nuestra estrategia de social marketing. Un cliente satisfecho y fiel a la marca será nuestro mejor prescriptor, y nuestra estrategia habrá sido todo un éxito.


 

COMENTARIOS(0)

    El anuncio no tiene comentarios.

PUBLICA UN COMENARIO


BUSCADOR
CATEGORÍAS
ETIQUETAS
ARCHIVO
SOCIAL MEDIA